2023 ¿deseos utópicos o reales?

Si todos llevan una misma narrativa en todos los temas, algo no está bien

Empezamos el año, y como todo el mundo lo hace, nos deseamos unos a otros, un feliz año nuevo. Es una bonita costumbre, pero no deja de ser un efímero saludo, a no ser que estemos decididos y dispuestos hacer algo más o menos concreto. Lo básico sería plantearse:  ¿Qué haré yo para que este 2023 sea feliz, en la medida de lo posible, para mi, para mi familia y en cierta medida para todos los que me rodean? ¿Dónde quedarán mis deseos, y lo que me desearon? ¿Serán unos deseos utópicos y absurdos, o bien deseos con probabilidad de cumplimiento?

¿Qué hacer?

Como bien sabéis los lectores de percepcionactual.com, venimos de pasar dos años de publicaciones, denunciando engaños sistemáticos por parte del Estado e instituciones, incluso las que considerábamos más dignas y transparentes… Venimos de observar, con tristeza y cierta impotencia, una sociedad aletargada, anestesiada cuya reacción parece cada vez más lejana o inexistente. Siendo éste el panorama, es lógico deducir que nada va a cambiar, por el contrario las cosas empeorarán… No es una opinión pesimista, es una deducción lógica y realista. Por tanto, hay que ponerse nuevamente manos a la obra, empuñar la espada, o la pluma, o el micrófono o lo que sea, pero hay que salir a decir verdades… cuestionar la narrativa oficial, pedir explicaciones, rebatir con argumentos, desenmascarar a los culpables, en definitiva llamar a las cosas por su nombre, sin permitir a nadie que nos venga a decir qué, cuándo y cómo tenemos que hablar.

El engaño está en la causa

Sabemos que, frecuentemente, la clave del engaño se encuentra en cambiar la percepción de las masas respecto a la causa de un problema: te dirán, por ejemplo que mueren mujeres por una cultura sistémica patriarcal y no por la falta de verdadera educación de las virtudes humanas e incluso virtudes cristianas; te dirán que se da un cambio climático porque tu usas demasiado tu coche, pero no te hablarán de la actividad solar, ni tampoco de la contaminación que producen los conflictos bélicos, y así sucesivamente te dirán que los problemas de salud se deben a los virus, obviando otras causas e incluso tapando los efectos adversos de las mismas «medicinas» que te inoculó la industria farmacéutica.

No se trata de cantidad de medios escuchados

Todos los medios hegemónicos siguen la misma narrativa, por tanto, no pretendamos confrontar noticias si las fuentes de información que seguimos oyendo no son, de verdad, alternativas. Algunas de estas fuentes las dejamos en la entrada anterior, publicamos ahora en PDF una lista no exhaustiva, pero mucho más completa, con enlaces a sitios de información general y especialmente webs de análisis en el ámbito geopolítico, sanitario, económico etc.

Aclaración muy importante

Desde percepcionactual.com no apoyamos ningún partido político, simplemente porque no creemos que en España, ni siquiera en Europa, exista una verdadera democracia. Creemos, y tenemos suficientes datos y argumentos para afirmar que lo que existe en la actualidad como cuidado y administración de la polis, es una partitocracia que fácilmente está deviniendo en una dictadura nacional (no un dictador, sino un grupo de dictadores) al servicio del proyecto de una única dictadura global, llamada gran reseteo o nuevo orden mundial, el cual se irá realizando por el cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030, la cual incluye objetivos anteriores como la agenda 2021, o los objetivos del milenio.

La valentía de buscar la verdad

Hay que tener humildad y deseos de verdad para escuchar la otra campana. Escuchar no significa consentir o aprobar inmediatamente, sino el hacerse con la información y analizar los argumentos esgrimidos. No existe la fuente ideal, pero sí existen fuentes que aportan análisis más lógicos, más documentados, más transparentes. En ello, deberá trabajar nuestro intelecto para discernir y sacar conclusiones inmediatamente o, lo que es mejor, después de realizar un proceso de reflexión personal.

Hemos elegido algunas fuentes, que claramente contradicen o se cuestionan, no sin buenos motivos, las fuentes de información actualmente más escuchadas por la población. Vale la pena insistir: sería un despropósito clasificar las fuentes por un color político, lo que importa no es saber a qué partido pertenece quien afirma algo, sino los argumentos que aporta para que su opinión sea una verdad.

No escatimes tiempo, en buscar la verdad. Quien busca la verdad, no teme de confrontar lo que considera un hecho, o una verdad cierta; para ello somos libres. No permitamos que nadie, ni nada, nos esclavice.

DESCARGAR PDF con los enlaces recomendados aquí.