No estaban allá las armas químicas

Del canal que ilustra esta entrada, publicamos la presente publicación, sobre lo que está aconteciendo detrás de la llamada invasión rusa a Ucrania. Hay tela…

Los juicios apresurados generalmente llevan a error. El tiempo normalmente va sacando a la luz, datos, intenciones, planes, estrategias que no siempre están a la vista. No se trata de apoyar fanáticamente una posición, como lo está haciendo la prensa Occidental. El mundo no es tan simple, y no gira de modo tal que podamos siempre decir esto es blanco, esto es negro. Ninguna persona de bien, justifica la muerte de inocentes, pero lo que no es justificable, es entendible en el realismo de este mundo donde reina el mal, es parte de la vida humana.

Y si hablamos de vidas truncadas, eliminadas no podemos categorizar el valor de la vida. No hay vidas más valiosas que otras. La vida de un civil ruso, no vale más que la vida de un civil ucraniano, ni tampoco menos. ¿Tienen en cuenta esto, los «formadores» de opinión, los maestros, incluso los padres de familia, a la hora de hablar del presente conflicto?

La vida de todos es valiosa, y después de dos años de lucha y miles de muertos en todo el mundo, nos sobran sospechas sobre la intención de los promotores del Nuevo Orden Mundial, Agenda 2030, Gran Reseteo, de reducir la población a través de una guerra biológica. De hecho, ya poca credibilidad le queda a la tesis de la aparición natural del Sars-Cov2.

Pues, si las cosas están así, EEUU es una potencia en declive, China una potencia en alza, y Rusia una potencia capaz de defender además de los propios intereses, los de sus aliados, como sería China, entonces ¿sería descabellado pensar que la guerra biológica estuviera preparándose para el pueblo ruso? cuando ya es una evidencia, al menos, 30 laboratorios biológicos financiados por el Pentágono que operan en las antiguas repúblicas soviéticas fronterizas con Rusia Lea y saque usted mismo las propias conclusiones, a partir del siguiente artículo de Carins News