Doctor de la paz (video)

https://t.me/DrDeBenito

¡Con cuanto cariño y agradecimiento recordamos, las veces que, por ser pequeños, o por la poca experiencia, nos hemos encontrado en problemas, y papá y mamá, han puesto un freno a nuestra ansiedad y miedo, haciéndonos pensar, tranquilizándonos, y mostrándonos su apoyo! ¿Acaso no es ésta la actitud más humana y básica de cualquier vocación y profesión? Es parte concreta, del amar, para que la otra persona se sienta amada.

Sin embargo, nuestra sociedad, en muchos aspectos deshumanizante, ha logrado en los profesionales de la salud una verdadera alienación, debilitando los sentimientos más básicos que deben acompañar su quehacer diario.

Es que, los humanos tenemos un cuerpo y un alma, pero como del alma ya casi nadie se preocupa, el cuerpo o mejor dicho la salud del cuerpo es todo lo que tenemos, y estamos dispuestos a entregarlo todo, por nuestra salud. En este sentido ¡cómo no valorar aquella persona que ha dedicado su vida, para ayudarnos a recuperar la salud!

Pero, ¿Qué sucede cuando el factor deshumanizante llamado miedo, amenaza, avaricia, cobardía, se apodera también de los médicos? ¿Qué sucede, cuando la ciencia es secuestrada por poderes globales, cuyos laboratorios de pensamiento (Think tanks), saben cómo y en qué medida someter a toda la sanidad de un país, o de muchos, incluso del mundo entero?

Uno de los que no tuvieron miedo de perder reputación o ser amenazado, ha sido el Dr. Luis Miguel Benito de Benito. Su mérito, más allá de que usted esté o no de acuerdo con todas sus afirmaciones, fue desde un principio el infundir paz y luchar contra el miedo que tanto políticos, como medios de comunicación con la complicidad sanitaria, han logrado imponer en la sociedad.

Quienes lo seguimos desde hace tiempo, valoramos en el, aquello que agradecemos a nuestros padres, o a un amigo, cuando en momentos difíciles, supieron comunicarnos paz, ánimo y tranquilidad.

El Dr. Luis Miguel, nos enseñó a detenernos, respirar, pensar, sonreír y luchar contra los miedos, que ya se han vuelto estructurales en nuestra sociedad. Es lo que debieran haber hecho todos los médicos del mundo.

No es un ideólogo de la «positividad»; es un realista. Y como médico de amplia trayectoria, analiza y muestra dificultad o gravedad donde la hay, pero también niega bondades, donde no las hay.

¿Queréis saber lo que está pasando con la salud, los virus, las vacunas, los hospitales, los médicos? Pues, escuchándolo de algo bastante, os vais a enterar. Algo, que no escucharéis en la TV, ni tampoco en la prensa. Vale la pena, escucharlo. Os dejamos aquí la edición del 1 de diciembre 2021, desde el minuto 3.38